miércoles, 15 de septiembre de 2010

El toro de la Vega me motiva más

No, no voy a escribir de la visita de Rajoy, Don Mariano. La visita forzada por el precedente aznariano, la visita interesada, españolísima, patriotísima y por invitación en exclusiva del Gobierno Imbroda. ¿ En calidad de institución, la de la desleal oposición o la del Jefe de filas del PP y rédito electoral ? . Como si no hubiesen otras instituciones, partidos y prohombres a hacer partícipes en esta inminente fecha de conquista difícilmente asimilable por el conjunto de todos los melillenses. Así funciona el protocolo y quien le pone el punto a la coma, a segunda división por menos español y melillense “sospechoso”. He dicho que no y no voy a seguir con la tabarra, por mis muertos y sus recuerdos en la Purísima.

No, hoy voy a denunciar el triste final de Moscatel, de Platanito en Tordesillas de Valladolid este pasado segundo martes de Septiembre, en la ancha Castilla “La Vieja”, para gozo de tradicionalistas y psicópatas caballeros lancistas e infantes orgullosos de mantener esta cruel gesta en esta España permisiva, indolente y estrafalaria.

Yo también rechazo que en España se entienda y acepte como CULTURA la humillación y la tortura pública de los seres vivos, de los toros bravos cercados y rebajados a quien la introduce más dentro en centenares de intentos y aciertos. Rechazo se llame Arte a semejante derramamiento de sangre, a esta salvajada anual cultual y festiva, a la barbarie demostrad

Me enervo ante tal tortura pública aberrante y me sumo a su abolición, ante la crueldad de unos pocos y el silencio de tantos. Me niego a considerar “conciudadanos y paisanos” a quien/es compartan que estos festejos tradicionales tienen razón de ser, patronato y continuidad ,por su interés cultural y no ejemplo. Ejemplo de qué, maltrato, cerrazón, violencia de dementes, una muestra más de la España oscura cegada por costumbrismos a superar.

A Platanito lo acabó de lancear Marcos Rodríguez Sanjosé, ese caballista y caballero premiado por sus dones. Platanito marcado por el hierro de Valdeolivas pasó a “mejor vida” que su hermano Moscatel, quien tuvo la despedida el año pasado de cinco minutos larguísimos de intentos en apuntillarlo, hasta su liberación del sufrimiento y dolor carnal, contemplativo de tanto mal llamado “humano”. Se acabó el estrés, el sufrimiento, los cientos de lanzazos y fluyentes borbotones de sangre ROJA como la nuestra, los puntillazos, el jolgorio...os fuistéis al cielo animal, dejasteis de sufrir, se acabó el espectáculo por este año del toro del Valle de la Vega en honor de la festividad de la pura y complaciente Virgen de la Peña, allá en la ancha y vieja plana vallisoletana.

A los alumnos del primer ciclo de ESO del Instituto Juana I de Castilla, de la popular Tordesillas, no los puedo felicitar por el video realizado sobre el tema, el curso pasado. Sus autoridades municipales y autonómicas, el Patronato “anticultural y tradicionalista” les compensó y bien pagó el esfuerzo intelectual, el resultado visual por “ser transmisores del bien a perpetuar, por su valor etnológico e histórico”. Lo que realmente me preocupa es que la chiquillería, la juventud, las nuevas generaciones en Tordesillas, en la ancha Castilla, aspiren a consumarse como lanceros eméritos, héroes del populacho. “La tradición es tradición y no la tienen que cambiar nunca”, dice uno; “de mayor quiero ser lancero”, otro, siendo el más coherente y menos cruel para este escribano, aquel rubiales quinceañero que nos dice “aunque es una fiesta salvaje me parece una fiesta divertida”. Esos son los valores que les llegan y abducen a nuestros jóvenes, cargándoles de razones para continuar la serie del “Toro de la Vega”, tradición y tradición, como si toda ella fuera ejemplar ,intocable y de proyección por cándida y de didáctica coherente. Inmovilismo, crueldad , bajeza y falta de respeto y conciencia animalista, impropio en estos tiempos de Dios y gentes.

Me sumo a los de “Igualdad animal”, al PACMA, a los intelectuales que demandan la abolición del improperio, ampliable a otros tormentos festivos. Dejo de estar en silencio y el verlas venir, me sumo a la denuncia de los que somos vistos como “rara avis en este mundo de locos”.

Y Don Mariano llegó, debatió y bien comió espero, marchándose a tierras peninsulares ibéricas. Otros, Moscatel, Platanito también se fueron y para ellos, mi recuerdo por conciencia animal. Claro está, no hay comparación...según para qué y quienes.

Pedro Gallardo

Ciudadano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu opinion, todos los comentarios seran publicados siempre que se atengan a unas normas basicas de respeto.

El informal de Fran no se hace responsable de los comentarios expresados en este post.

Correo de contacto, Escríbenos