sábado, 25 de septiembre de 2010

Un tesoro llamado LIBERTAD

Yo no tengo jefe, yo no tengo rey
busco libertad, para ser quien soy
no les debo nada, consecuente ando
 por las veredas del mundo de hoy
salvando obstáculos  e injusticias voy
aspirando a un mundo de iguales
 de respeto y denuncia
ante tanta vileza y privilegio
libre, sin cadenas, estoy.
“Panchito” Morengoy ( 1.981 –Jalapa-Nicaragua ) “quince años”
Panchito y su familia
Murió en libertad, vencido por el puto cáncer en 1.999, con 33 años y padre de cuatro hijos, que siguen la  semilla y noble estela de su padre.
 Me entregó esta poesía compartiendo conmigo una botella de ron de caña y una fuente de frijoles con torta de maíz. Hubo que beberse la botella pues sino, entendía que era un desprecio no  rematar la faena.  Le recriminé cariñosamente el abusar del alcohol a lo que me llamó a la necesaria “evasión”, a su mundo, deseos y vivir al día.
Soñaba con venir a España, a la madre patria que tanto jodió al “indio”. Aspiraba a estudiar  electrónica y hacer buenas fotografías, para captar el alma de  su gente.  Su padre con alzehimer y exalcohólico ya no le reconocía. La mamá Pancha  era un vago, un difuso recuerdo, no sabiendo a ciencia cierta que era de ella. Quería al misionero canadiense James con locura pero, cambió de congregación, siendo los afortunados los “hermanos de Chiapas ( Méjico ) .
Me enseñó el valor de poseer  escasos bienes materiales, el mínimo para vivir, el compartir, la sonrisa ante los momentos de decaimiento. El consumo fácil y artificial, la dependencia de tanto subsidiario estaban superados, no entendiendo el azar de cuna, “unos tanto y tantos injustamente limitados”. 
Le regalé mi máquina fotográfica y un “Quijote”; seis meses más tarde me escribió, comunicándome:
disculpas catalán, la he tenido que vender, pero te sigo queriendo” , ¿ cuando vas a volver?. 
Quería ser como Sancho y soñaba con su “insula  Barataria”, seguir siendo humilde y virtuoso, libre y orgulloso de su  procedencia campesina, como él. Igual se alistaba para hacer la guerra al tirano y al yanqui de “mierda”.
Le prometí hacerlo y cuando pude hacerlo, ya no estaba. Han pasado casi diez años y la cosa, sigue igual o peor. 
A los Panchitos del mundo, mi afecto y consideración, impotencia y rebeldía.
“Yo no tengo jefe, yo no tengo rey
tengo libertad para ser quien soy...”
Pedro Gallardo
Ciudadano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu opinion, todos los comentarios seran publicados siempre que se atengan a unas normas basicas de respeto.

El informal de Fran no se hace responsable de los comentarios expresados en este post.

Correo de contacto, Escríbenos