miércoles, 11 de agosto de 2010

Singapur, Un lugar de ensueño

Si quieres broncearte en esta piscina, te tiene que gustar la altura, porque hay que subir al Piso 55 del Hotel Marina Bay Sands, en la ciudad de Singapur.
Nadar en el borde no es tan arriesgado como parece, porque el agua que se desborda es recogida por una especie de canal, donde es bombeada de nuevo a la piscina.
Tiene un largo de 150 metros y es del tamaño de tres piscinas olímpicas. Se apoya sobre las tres torres del hotel más caro del mundo, formando una especie de navío, y es la piscina más grande del mundo a esa altura.
Esto debe de ser una pasada, estar en el mismo borde de la piscina y mirar los edificios desde esta perspectiva, como si nadáramos en el mismo cielo, a más de uno le seria imposible, por eso tal vez esta pareja ha optado por dar la espalda a la ciudad.

2 comentarios:

  1. Esta buenisimo .. me encanto el luegar algun dia ire por alla (:

    ResponderEliminar
  2. Esto es increible no se compara con ninguno otro.. Gosteii demais !!!

    ResponderEliminar

Deja tu opinion, todos los comentarios seran publicados siempre que se atengan a unas normas basicas de respeto.

El informal de Fran no se hace responsable de los comentarios expresados en este post.

Correo de contacto, Escríbenos