miércoles, 13 de marzo de 2013

El comercio legal con Marruecos bate récords, y también el contrabando


Por:  12 de marzo de 2013

Las exportaciones de España superan, por primera vez, a las de Francia mientras que las llamadas “ventas atípicas”, a través de Ceuta, se disparan

Por primera vez desde que Marruecos accedió a la independencia, en 1956, España se ha convertido en 2012 en su primer proveedor, por delante de Francia. Le vendió el año pasado mercancías por valor de 5.294,6 millones de euros, un 28,7% más que en 2011. Marruecos es el primer cliente de España en África y el segundo en el mundo –detrás de Estados Unidos- si se exceptúan los principales países de la Unión Europea.
Porteadoras
Estos son los datos que aparecen en las estadísticas oficiales. Pero junto con el comercio legal España exporta de contrabando a Marruecos a través de Ceuta y Melilla. En ambas ciudades se describen púdicamente estos intercambios como “comercio atípico”. Consisten en productos alimenticios, de higiene personal, ropa usada, neumáticos, etcétera que miles de porteadoras trasladan a diario de un país a otro.


Lo lógico hubiese sido que a medida que crecía el comercio legal disminuyese el ilegal, pero tolerado por Rabat. Ha sucedido lo contrario. Aparentemente el contrabando sube como la espuma. ¿Cómo se calcula el incremento si no hay registros oficiales?  
En 2012 el IPSI de Importación, el equivalente del IVA peninsular en las ciudades autónomas, que recaudan los gobiernos locales, aumentó en Ceuta (5%) y en Melilla (9%). En los dos primeros meses de este año “creció en Ceuta un 18%”, según Guillermo Martínez, consejero de Economía y Hacienda de la ciudad.
    “El consumo local está estancado si es que no tiende a bajar, según comentan” en la Cámara de Comercio y en la Confederación de Empresarios, prosigue Martínez. “De ahí que solo cabe una explicación: las exportaciones atípicas a Marruecos están en auge”. Ha aumentado un 25%, según una estimación de la consejería. Para confirmar esta hipótesis “sería necesario hacer un estudio en profundidad”, señala, no obstante, Martínez.
   El consejero calcula que esas exportaciones “rebasan los 700 millones de euros anuales” en Ceuta. En Melilla la cifra es similar. El IPSI de importación, que oscila entre el 0,5% y el 10% del valor de la mercancía, proporcionó en 2012 unos 65 millones de euros a la Hacienda ceutí, el 26% del presupuesto de la ciudad autónoma.
   El incremento de las ventas atípicas a Marruecos es tanto más sorprendente cuanto que, a diferencia de Melilla, Ceuta no posee una aduana comercial con el país vecino. Todas las mercancías que atraviesan la frontera son de contrabando. La Asamblea de Ceuta solicitó en 2012, por unanimidad, al Gobierno de Mariano Rajoy que negocie la incorporación de la ciudad a la Unión Aduanera para convertirse así en frontera exterior de la UE, pero el Ejecutivo del PP no ha movido un dedo para conseguirlo.
   Tal cambio de status tendría sentido si, paralelamente, Rabat aceptase que se abriese en la frontera ceutí una aduana por la que intercambiar mercancías legalmente. Lo piden las fuerzas vivas de la ciudad empezando por los empresarios. Marruecos lo rechaza porque se supone que sería un paso hacia el reconocimiento de la soberanía española sobre Ceuta. Prefiere que todo el comercio sea ilegal.
   En Melilla, en cambio, sí existe esa aduana comercial porque, cuando concluyó el Protectorado español, a Rabat le interesaba exportar los minerales del Rif a través del puerto de la ciudad. El comercio legal solo representa, sin embargo, allí una pequeña parte del contrabando.
e CommonCreative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creativs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu opinion, todos los comentarios seran publicados siempre que se atengan a unas normas basicas de respeto.

El informal de Fran no se hace responsable de los comentarios expresados en este post.

Correo de contacto, Escríbenos